Crystal Tovar

El Día Internacional de la Mujer (declarado como tal por la ONU en 1977), genera al mismo tiempo festejos “rosas” y reflexiones sobre el rol femenino en la sociedad mexicana actual, de tal forma que las voces de ellas se convierten no sólo en una fecha sino todo el tiempo, en un llamado a cambiar el trato, reconocer sus derechos e impulsar la perspectiva de género en todos los aspectos.

A manera de festejo, hablan para Siete24.mx un grupo de mujeres destacadas: Martha Higareda y Mariana Chenillo, guionistas y realizadoras de cine, Bárbara Colio, dramaturga; Josefa y Esperanza de Velasco, compositoras y directoras de orquesta; Viviana Martínez-Negrete, arquitecta; así como la diputada del PRD Crystal Tovar. Ellas consideran necesario reconocer los avances y aspectos que aún les son adversos, para de esa manera lograr que las nuevas generaciones contribuyan a mejorar las perspectivas a futuro.

Contribución a la sociedad

La diputada Crystal Tovar señala que en el ámbito de la política se vive un momento de apertura y aceptación. “Nuestra labor se enfoca a la necesidad de crear iniciativas que beneficien al país sin importar de quién surge tal o cual proyecto, desde luego si es hombre o mujer, e incluso sin tomar en cuenta a qué partido pertenece. Pero esto no sería posible sin el trabajo de nuestras predecesoras, gracias a ellas es que ahora tenemos la oportunidad de contribuir a este tipo de procesos.

“Para mí es muy importante hacerle saber a las jóvenes del país, a las mujeres en general, que efectivamente el cambio en nuestra sociedad debe iniciar en nosotras mismas, en casa, en nuestro trabajo, en la vida diaria. Si nos caemos nos debemos levantar cuantas veces sea necesario, sólo así podremos lograr nuestras metas… está también el lado ‘rosa’ de este tipo de celebraciones, si es un alagado es bienvenido, pero sobre todo creo que debe ser un reconocimiento a nuestras capacidades, a erradicar la distinción de género, incluyendo desde luego la violencia”.

Martha Higareda recibe constantemente críticas por su desempeño como actriz y ahora como guionista y productora de sus propias películas. “Es molesto que me juzguen negativamente por lo que hago. Pero cuando de trabajar se trata no hay diferencias. Así que he tenido la oportunidad de rodearme de colaboradores que simplemente hacen las cosas de manera profesional… pero el mensaje más importante en esta fecha, es que la diferencia de género empieza en nosotras mismas. Si cada una de nosotras pensamos que no podemos hacer tal o cual cosa porque somos mujeres, entonces caemos en un gran error. Eso es lo que debemos cambiar”.

La perspectiva de género

Bárbara Colio –autora entre otras obras de Ventana amarilla-, recuerda que en el prólogo de dicha publicación, aparecida a mediados de los años 90, figura este comentario: “… escribe tan bien como si fuera un hombre”.

“Me parece que el sentido original de esa frase era positivo, pues en esa década el contexto era muy distinto, pero absolutamente innecesario. Es muy bueno pensar que las cosas han cambiado desde entonces, incluso me parece innecesario tener un festejo como el Día Internacional de la Mujer… pero a fin de cuentas, todos los esfuerzos son positivos, pues hay aspectos en la sociedad preocupantes, como la violencia de género.

“Para mí no existe una verdadera diferencia de género, pues crecí con cinco hermanos en la familia, así que cuando entré a la universidad a la carrera de ingeniería, en la cual había muy pocas mujeres, nada de lo que encontré entonces me sorprendió pues estaba acostumbra a estar rodeada de hombre. Luego estudié literatura para escribir teatro, un cambio radical en mi vida que me permite expresarme libremente, sin necesidad de establecer una diferencia de género. Por otro lado, me parece importante decir que en realidad el festejo no es algo que cambie las cosas para nosotras, es relevante porque genera una reflexión, pero nada más, los verdaderos aportes son cotidianos, ocurren de manera espontánea. El teatro entonces es una manera de generar una reflexión en ese sentido”.

Crystal Tovar, diputada del Partido de la Revolución Democrática (PRD), “en el ámbito político fechas como esta nos hacen reflexionar a quienes participamos en procesos que buscan cambiar el rumbo del país, que ha sido una lucha complicada y adversa por momentos. En mi caso lo más difícil ha sido lograr que mis iniciativas sean escuchadas primero y luego ejecutadas, porque no sólo soy mujer sino una muy joven. Pero en este sentido he visto que a todos nos pasa lo mismo, es decir, aún prevalece la visión de que la poca edad es sinónimo de falta de capacidad… por fortuna he tenido la cooperación de otros legisladores con gran experiencia que han confiado en mis capacidades”.

Martha Higareda tiene dos películas en su haber como actriz, guionista y productora –Te presentó a Laura y Cásese quien pueda-. “Mi trabajo como escritora surgió por una necesidad, nunca lo pensé desde una perspectiva de género, pues me interesa hablar de problemas e intereses femeninos pero desde una perspectiva nada `rosa´, lo último que necesitamos es fomentar ese tipo de opiniones. Mis historias intentan presentar a mujeres reales que buscan superar algún problema o lograr algo que se han propuesto hacer con sus vidas, lo cual es mucho más creíble”.

El trabajo, la familia

Mariana Chenillo, directora de cine: “El día de la mujer es un festejo interesante, pero creo que donde ocurren las cosas importantes es a nivel personal. En mis películas –Cinco días sin Nora y Paraíso- no hay tanto una perspectiva de género, sino una reflexión acerca de cómo la religión o el aspecto físico son determinantes en nuestras vidas. En ambas historias tampoco pretendo lograr una mirada femenina, aunque los personajes centrales son mujeres; creo que no existe tal cosa de la ‘mirada femenina’, una buena toma lo es no por quién la haga sino por cómo se desarrolla. Parece algo alejado del tema que comentamos, pero es una manera que ayudar a comprender qué debemos cambiar en nuestra sociedad, es decir, tratarnos como iguales, incluso en el tema de la familia. Ser cineasta me permite hablar de nuestra sociedad y espero generar una reflexión en el espectador que contribuya a ese proceso”.

La arquitecta Viviana Martínez Negrete nos dice: “Luego de que nació mi hija me enfrente al problema de que tenía menos tiempo para el trabajo, pero eso me llevó a ser más eficiente, pues si antes tenía cinco horas para desarrollarlo ahora tengo sólo dos… y desde que ella nació no he bajado ni el ritmo ni el nivel de calidad de mi producción. Soy proyectista y desde que comencé la carrera la verdad no sentí nada de discriminación, en todo caso, cuando empezaba la carrera, lo más que llegó a pasar fue que me decían muchos piropos, pues imaginen, tenía unos 24 años y era la única mujer en la obra. Algo que si es muy marcado en mi carrera, es que muchos jóvenes la estudian porque su papá es arquitecto, lo cual les ayuda mucho cuando terminan la carrera pues prácticamente ya tienen trabajo, pero a eso nos enfrentamos el resto de los estudiantes, es decir, no es una cuestión de género”.

Vida independiente

Las hermanas Esperanza y Josefa de Velasco, estudiaron música con especialización en dirección y composición. Han montado un estudio de grabación y en él trabajan para compañías privadas, películas y festivales culturales; ofrecen cursos, reciben a todo tipo de géneros, jazz, rock y desde luego música de concierto. Participan de manera directa en todo lo relativo a su proyecto, desde aspectos administrativos hasta los creativos.

“Para nosotras es muy importante hacer esto con la música –comenta Esperanza-, porque para los jóvenes este arte es un recurso que nos ayuda a definir una identidad propia, sin importar el género de nuestra preferencia. Es un mensaje para todos nuestros colegas y en general para todos, pues se trata de decirles ‘sí es posible sobresalir en México, a pesar de la falta de oportunidades, de la inseguridad, de la violencia de género, pero para lograrlo hay que estudiar y trabajar muchísimo. Es un gran contraste con lo que vemos a diario en las noticias, pero en realidad existe la posibilidad de hacer lo que nos gusta y vivir de ello. en todos los aspectos de su vida y por tanto, acercarse a proyectos de calidad es importante para generar cambios importantes en nuestra sociedad”.

“Nuestro proyecto es totalmente incluyente de cualquier experimento sonoro –dice Josefa de Velasco-. Nosotras decidimos estudiar composición porque implica imaginar y ‘escuchar’ a una orquesta antes de que las notas puedan ser interpretadas. Así que cuando nos acercamos a otro tipo de expresiones las cosas resultan más sencillas, pero igualmente importantes. También creo que la división de género es algo innecesario. Pero frente a las situaciones que enfrentamos sí es debemos esforzarnos por cambiar la realidad de nuestro entorno, resaltar que cualquiera de nosotras puede sobresalir si se esfuerza… pero sobre todo reconocer que hay avances en la sociedad, nosotras mismas ya no vemos como única alternativa dedicarnos al hogar, que está bien porque ese es una de las labores más difíciles que hay… el mensaje debe ser en el sentido de alentar el estudio y el trabajo, el ser independientes. Me parece ese es el mejor comentario acerca de esta celebración”.

Créditos: http://www.siete24.mx/ser-mujer-en-mexico-10230/