El punto de acuerdo de urgente resolución que hoy discutimos, se refiere a la ratificación de la Convención Iberoamericana de los Derechos de los Jóvenes, como uno de los instrumentos internacionales más importantes que vinculan al Estado Mexicano con su obligación de reconocer y garantizar la dignidad de las personas jóvenes. Se trata de uno de los pendientes más rezagados en la agenda del Congreso de la Unión.

La Convención Iberoamericana se firmó por nuestro país el 11 de octubre de 2005, tiene 44 artículos y su objetivo principal es el de proteger de manera integral los derechos humanos de las y los jóvenes bajo el principio de la no discriminación.

Cada uno de sus artículos, se vincula con algún tipo de acción para hacerlos efectivos, como por ejemplo:

  • Se considera a la población joven como sujetos y titulares de derechos;
  • Exige a los Estados que la ratifican, a garantizar y respetar los Derechos Humanos de las y los Jóvenes;
  • Compromete a los Estados a que formulen políticas y programas para que los jóvenes contribuyan en el respeto de los Derechos Humanos;
  • Plantea el fomento de la paz, la fraternidad y el derecho a una vida libre de violencia;
  • Establece la igualdad de oportunidades y del ejercicio de derechos entre hombres y mujeres;
  • Reconoce la importancia de la familia, de los padres y madres, substitutos legales y jóvenes; y
  • Exhorta a los Estados parte a reconocer los derechos expresados en la convención y a responsabilizarse de su promoción, respeto y protección.

Así también, protege toda una serie de derechos civiles, políticos, económicos, sociales y culturales que colocarían a nuestro país en una de las legislaciones más avanzadas a nivel mundial en cuanto a la defensa y protección de las y los jóvenes, que en pleno siglo veintiuno, seguimos padeciendo la desigualdad, la discriminación y la falta de oportunidades.

Después de 7 años, así como de múltiples exhortos y puntos de acuerdo, emanados tanto de esta Cámara de Diputados, como del Senado de la República, el Poder Ejecutivo Federal no ha cubierto los requerimientos de información necesarios para proceder a su ratificación.

Es de reconocer que países latinoamericanos como Ecuador, Costa Rica, Honduras, Uruguay y Bolivia, sí hayan ratificado esta Convención Iberoamericana con la firme convicción de brindar a sus jóvenes las mejores condiciones y oportunidades de desarrollo. En estos países hermanos las y los jóvenes no son el futuro, ya son su presente y se están preparando para ser mejores.

Es por ello que en el Grupo Parlamentario del Partido de la Revolución Democrática nos sumamos a este punto de acuerdo de urgente resolución, pero más que ello, nos pronunciamos por la construcción de una nueva relación con el mundo a través de una política exterior mucho más humana. No es posible que nuestro país ejerza prácticas dilatorias en la ratificación de tratados y convenios internacionales que implican un mejoramiento radical de nuestro marco jurídico para la protección y garantía de nuestros derechos fundamentales.

Sabemos que los grandes cambios no se logran de la noche a la mañana, pero es con pequeñas acciones y modificaciones a nuestras leyes como podemos hacer la diferencia entre la parálisis legislativa y la exigibilidad de nuestros derechos.

Muchas gracias.