POR FIN NOMBRAN AL TITULAR DEL INSTITUTO MEXICANO DE LA JUVENTUD

 

Después de cinco meses de haber asumido la Presidencia de la República, el Ejecutivo Federal por fin designó a José Manuel Romero Coello como director general del Instituto Mexicano de la Juventud (Imjuve).

Ante la insistencia y la presión que realizamos en la Cámara de Diputados mediante exhortos y denuncias en medios de comunicación, la Secretaria de Desarrollo Social (Sedesol) dio posesión al nuevo director general del Imjuve sin la presencia de Enrique Peña Nieto y sin el espectáculo mediático con que se suelen hacer los nombramientos en el gobierno federal.

Como si la intención fuera de que dicho nombramiento pasara desapercibido, sólo se publicó un escueto comunicado de prensa en el sitio oficial de la Sedesol.

Celebramos que finalmente se haya resuelto la omisión, pero lamentamos que no se hayan tomado en cuenta las opiniones de muchas organizaciones sociales de jóvenes preocupadas por la elaboración e implementación del Programa Nacional de Juventud, así como en la inclusión de  propuestas claras en el Plan Nacional de Desarrollo.

Si bien es cierto que el tiempo perdido para la atención de más de 36 millones de jóvenes en todo el país ya no se puede recuperar, se espera que el licenciado José Manuel Romero Coello se coloque a la altura de los retos y exigencias que en materia de juventud se deben resolver, principalmente en materia de acceso a la salud, educación, empleo, derechos humanos y en general, el mejoramiento de las condiciones de vida de las y los jóvenes de México.